Header for 'Animacion' saved
Header for 'Apple' saved
Header for 'Arte' saved
Header for 'Asi es la vida' saved
Header for 'Audiofilia' saved
Header for 'Betobeto.com' saved
Header for 'Caprichos' saved
Header for 'Cine' saved
Header for 'Comics' saved
Header for 'Diseño' saved
Header for 'El Mundo' saved
Header for 'Frases Lapidarias' saved
Header for 'Gadgets' saved
Header for 'Internet' saved
Header for 'Musica' saved
Header for 'Proyectos' saved
Header for 'Publicidad' saved
Header for 'Tiquicia' saved

Nota Completa

El Mundo

No news is good news

1 de Febrero, 2006

news anchor Hola, mi nombre es Beto y soy un adicto a la información. De hecho, mi trabajo hace prácticamente imposible que pueda prescindir de ella. Los cuarenta mil feeds de RSS a los que me he suscrito con el tiempo se encargan de estar llegando casi cada minuto con notas de la actualidad más actual (valga la redundancia), con más celeridad que tiempo disponible para leer. Y no dejemos por fuera la ojeada diaria al par de periódicos que sigo por Internet y el ocasional telenoticiero que aparece cuando a alguien en casa se le ocurre prender la TV.

Sin embargo tengo un problema con todo esto: Soy demasiado susceptible de que me afecten las cosas que veo, leo y oigo, y dado que la única impresión que te dejan los medios noticiosos casi siempre es que este país y este mundo se van cada día más al carajo sin que puedas hacer nada por evitarlo, me hacen candidato perfecto a sufrir de leves depresiones y de una horrible sensación de impotencia. Sin embargo afortunadamente no estoy solo — he aquí un texto que cae al tema como anillo al dedo.

El artículo “Noticias del fin del mundo” de Víctor Alba de la Vega apareció publicado en el periódico local hace unas semanas, y me voy a dar aquí la libertad de reproducirlo íntegramente, más por tenerlo a mano como referencia obligatoria para cuando sientes que el mundo se te viene encima que por afán alguno de andar pisoteando copyrights o coartadas similares. Y la verdad, puede que de rebote a alguno de ustedes les sea útil o entretenido también.

* * *

Me he preguntado muchas veces para qué sirven las noticias. Su intención no me parece nada obvia. Hoy, particularmente, creo que su función sociológica fundamental es darles a las personas temas de conversación. Va uno al banco y oye a las personas preguntándose unas a otras si ya “vieron” lo de la gripe aviar, o lo del último huracán, Wilma, Beta, Telma o Louise; o se quejan, mientras hacen fila, de la última lesión de Ronaldo. Y entonces es palpable que el sentido de las filas en los bancos es que la gente tenga chance de comentar las noticias de ayer y se vaya formando poco a poco el miedo común que siempre arrastramos.

Me pregunto qué hacía la gente antes, en un mundo sin noticieros. Había que esperar semanas o meses para saber lo que pasaba en lugares distantes, si es que del todo se enteraba uno de algo. Esto también ha de ser la globalización: poder estar yo cómodamente sentado con el explorador web abierto en La Nación, otra ventana en El País, otra en Yahoo!, que además tengo personalizado para que constantemente me actualice con noticias de mis temas particulares de interés&…; Y a veces me siento algo enfermo por esta necesidad de estar informado de todo y, a la vez, simplemente sentado en mi oficina sin hacer nada al respecto de nada.

El otro día leí que una recomendación básica para las personas que padecen de algún trastorno de ansiedad, es dejar de ver noticieros. Esto es en serio, digo, efectivamente lo leí, y en un boletín de noticias de salud, por cierto. Y supongo que tienen razón: tanto huracán, tanto atentado, tantas frases políticas grotescas, tanta desolación y miseria, ¿cómo no llegar a pensar que se acerca el fin del mundo? ¡O que los noticieros son cómplices de las farmacéuticas!

Entonces, uno ve noticias para enterarse de cómo está el mundo, pero lo único evidentísimo que se deduce de ellas es que el mundo siempre parece estar al borde de su destrucción. O bien, de que es un milagro que los seres humanos no nos hayamos ya matado del todo unos a otros.

Aunque pensándolo mejor, tal vez las noticias tengan otro propósito: hacernos creer que somos buenos. Porque uno ve las noticias y al instante, frente a los millones de desamparados que indefectiblemente aparecen en ellas, uno dice o piensa “pobre gente”, y con solo decirlo, con solo enterarnos de que hay tanta “pobre gente”, los de este lado del televisor nos creemos mejores. Es el saber como evasión: no se informa para hacer algo al respecto, el hacer acaba en la información. Es decir, uno se cree bueno y salvado cuando ve en las noticias que siempre hay alguien que está peor que uno. ¿Será esa la única manera de soportar las noticias, y de que no se conviertan en motivo de suicidios masivos?

En fin, para este año me he propuesto dejarme atrapar de vez en cuando por arrebatos oscurantistas y pasar semanas terapéuticas sin ver noticias ni en los diarios ni en la tele ni en la web.

Hasta me saldrá más barato que salir de vacaciones.

1 comentario en lista

Enlace nacho

Hola, hace un rato hice el siguiente comentarío en el blog de ALT1040, y me parece adecuado copiarlo en este certero post tuyo. Gracias por el articulo.

Este post señala al daño evidente que estos programas generan en muchas personas, incluyendome a mi, a ti (probablemente), a nuestros familiares y amigos, y a muchas otras personas.

Podríamos discutir los grados del daño, mas lo que no podemos discutir es la evidencia del hecho. Por tanto, simplemente te pido a ti - que lees esto - que reflexiones sobre este hecho, y aportes tu grano de arena para influir en vosotros los directivos de televisión para que asumáis vuestra responsabilidad social de este modelo de negocio que habéis elegido seguir.

Espero que entre todos favorezcamos la emergencia de una realidad humana mejor. Siento que realmente esta en nuestra mano. Un cordial saludo a todos.>>


#1/ 2 de Febrero, 2006

Trackbacks

No existen trackbacks registrados para esta anotación. Si tienes un weblog, puedes enlazar a esta anotación por trackback con la siguiente dirección:
Trackback URL para “No news is good news”

Buscar entre los apuntes

Más de 967 apuntes escritos desde mayo del 2003.

Subscribirse a esta página

Recibe el betolog en tu lector de RSS favorito, utilizando el siguiente enlace:

Si usas alguno de los siguientes servicios de lectura RSS, utiliza los enlaces para agregar betolog a tu servicio favorito automáticamente.

Ver apuntes mes a mes

Ver apuntes por categoría