Header for 'Animacion' saved
Header for 'Apple' saved
Header for 'Arte' saved
Header for 'Asi es la vida' saved
Header for 'Audiofilia' saved
Header for 'Betobeto.com' saved
Header for 'Caprichos' saved
Header for 'Cine' saved
Header for 'Comics' saved
Header for 'Diseño' saved
Header for 'El Mundo' saved
Header for 'Frases Lapidarias' saved
Header for 'Gadgets' saved
Header for 'Internet' saved
Header for 'Musica' saved
Header for 'Proyectos' saved
Header for 'Publicidad' saved
Header for 'Tiquicia' saved

Nota Completa

El Mundo

Fricciones migratorias

27 de Abril, 2006

En estos momentos estoy a punto de regresar de un viaje de negocios procedente de Los Angeles, y entre las noticias de la subida imparable del gas y mister Bush en California, la huelga y boicot anunciadas por el sector latino bajo el lema “Un día sin mexicanos” es algo que resuena cada vez con más fuerza en la ciudad. En el breve tiempo que estuve acá, me puse a pensar en las consecuencias que va a tener el parón de este lunes en la economía, si no de toda Norteamérica, al menos de ciudades como Los Angeles, la cual probablemente alberga la mayor cantidad de latinos del mundo.

Por ejemplo, en el hotel donde estuve hospedado —de cierta cadena de mucho prestigio—, prácticamente se nota a la legua que todos, o casi todos los empleados, son mexicanos, y no solo las mucamas y botones. En casi cualquier restaurante al que iba, lo mismo. Más de una vez me he visto en la situación de conversar con alguna de estas personas en inglés solo para darme cuenta al final que podía haberlo hecho en perfecto español. Incluso acaba de colárseme una estación de narcocorridos tex-mex con la de música clásica que tengo puesta en el radio del hotel.

Prácticamente toda la economía de servicios de Los Angeles, me atrevo a apostar, descansa sobre los hombros de cientos de miles de inmigrantes, la mayoría indocumentados. De sólo imaginarme las consecuencias que tendría una huelga masiva en esta ciudad, en parte me alegro de no estar presente aquí ese día.

También está la contraparte: el boicot que proponen dichos activistas contra todo producto de origen estadounidense ese lunes, con medidas tales como no comer en locales de comida rápida, ni comprar en tiendas de origen norteamericano, ni consumir productos de ese país, ni ver canales de televisión por cable, etc… para atacarles —según dicen— por donde más les duele: por la billetera (muy cierto).

Ahora bien, si quienes proponen esa medida quieren predicar con el ejemplo…. que entonces se abstengan de utilizar Internet, y las computadoras con las cuales accesan a la misma, que lo más probable es que sean de factura anglosajona. Y si me insisten sobre el tema, la Internet misma es un “invento” norteamericano, le pese a quien le pese. ¿Lo harán?

A mí me invaden sentimientos encontrados con estas situaciones de roce migratorio: Por un lado, no me es difícil simpatizar con estos activistas, pues creo que va siendo hora de enseñarles a ciertas personas de este país que no pueden seguir dándose el lujo de tratar a nuestros hermanos de sangre como ganado ni como esclavos, ni que tampoco ellos tienen la culpa de la pobreza y miseria de la que huyen de sus países, así como de la discriminación que, en mayor o menor grado, nos ha tocado a muchos latinoamericanos experimentar alguna vez en los EE.UU.

Pero por otro lado, igualmente me preocupa el aparente ascenso de un “antiamericanismo” enceguecedor, basado en reacciones de pasiones nacionalistas más que en motivos verdaderamente racionales. Esta corriente anti-anglo que tan en boga parece estar en nuestras universidades estatales y ciertos grupos de presión influyentes, tiende a juzgar a todos por igual, o sea que el solo hecho de que alguien no esté del todo en contra de los USA, ya es tildado de traidor a la patria, u otros calificativos aún más impublicables. Lo cual para mí siempre ha sido algo inaceptable pues he podido comprobar cómo más bien las personas cultas y educadas en los USA —que no son pocos— no solo no te discriminan sino que más bien desean saber más sobre tu cultura y tu país. No pretendamos juzgar a todos por unos cuantos. Ni todos los norteamericanos son republicanos ni votaron por Bush ni son parte de esos grupúsculos white trash que andan haciendo cabildeo en las calles para erigir en la frontera del Río Bravo un muro tan infame como lo fue en su tiempo el de Berlín, y hacer prácticas de tiro con los miserables y harapientos mexicanos que sólo buscan cómo obtiener sustento para ellos y su familia.

Pero sí, lo que se siente es una especie de tensión oculta. Habrá que ver qué sucederá con este gran choque social.

Aún no hay comentarios.

Si te interesa dar tu opinión sobre este artículo, utiliza el formulario a tu derecha.

Trackbacks

No existen trackbacks registrados para esta anotación. Si tienes un weblog, puedes enlazar a esta anotación por trackback con la siguiente dirección:
Trackback URL para “Fricciones migratorias”

Buscar entre los apuntes

Más de 967 apuntes escritos desde mayo del 2003.

Subscribirse a esta página

Recibe el betolog en tu lector de RSS favorito, utilizando el siguiente enlace:

Si usas alguno de los siguientes servicios de lectura RSS, utiliza los enlaces para agregar betolog a tu servicio favorito automáticamente.

Ver apuntes mes a mes

Ver apuntes por categoría