Header for 'Animacion' saved
Header for 'Apple' saved
Header for 'Arte' saved
Header for 'Asi es la vida' saved
Header for 'Audiofilia' saved
Header for 'Betobeto.com' saved
Header for 'Caprichos' saved
Header for 'Cine' saved
Header for 'Comics' saved
Header for 'Diseño' saved
Header for 'El Mundo' saved
Header for 'Frases Lapidarias' saved
Header for 'Gadgets' saved
Header for 'Internet' saved
Header for 'Musica' saved
Header for 'Proyectos' saved
Header for 'Publicidad' saved
Header for 'Tiquicia' saved

Nota Completa

Asi es la vida

No todo lo que brilla es oro, pero…

10 de Marzo, 2006

LA skylineDespués de estar cumpliendo una semana de trabajo rutinario en Los Angeles con mi nueva compañía, a veces me pongo a pensar que, para ser verdaderamente sincero, no tendría problema alguno en vivir por estos lados. Debo admitir que el hospedarse en un hotel en vez de alquilar una casa y tener que hacértelo todo te altera bastante la percepción de la realidad (y no hablemos de los impuestos a pagar en la tierra del Tío Sam y el costo de la vida en general), pero no es ese el tema que viene al caso.

Cuando he recorrido en taxi el trayecto de 10 minutos que separa al hotel de la oficina, siempre me pongo a observar cómo, aún en los suburbios más modestos que rodean la ciudad de Los Angeles, las cosas simplemente parecen funcionar y punto. Calles que no conocen huecos, smog ni basura, una señalización que no da lugar a ambiguedades, calles que sí tienen nombre y números, tráfico que respeta a los peatones, y un look en las casas, edificios y jardines que parecieran dar la impresión que lavan la fachada todos los días y el tiempo no parece pasar por ellas. Algo diametralmente opuesto a lo que parece ser la rutina del día a día en mi pequeño país. Si los impuestos que se pagan aquí son la razón por la que todo parece funcionar como debiera, pues es algo para ponerse a pensar. Y no hablemos de las ventajas tecnológicas que implica vivir en lo que es básicamente el epicentro mundial de la alta tecnología, después de Japón, y no sufrir el “embargo tecnológico” gracias al cual todos los avances en cosas nos llegan seis meses despúes y al doble o triple del precio de acá.

Además, soy terriblemente inepto en cuanto a sobornar las autoridades, serruchar pisos, pagar “mordidas” , “hacerse el ruso”, el “porta’mi” y otras tretas que parecen ser parte del kit de supervivencia del costarricense. Quizás porque en estos lados cuando la ley se cumple, se cumple de verdad y no hay quite (o soborno, o excusa) que valga. Aún más en una ciudad tan famosa por su policía intransigente como esta. Y donde cada quien parece ser consciente de que al barrer el frente de su casa toda la acera estará limpia.

Pensar que todo es absolutamente perfecto, sin embargo, seria demasiado iluso. He visto calles y lugares por las cuales no cruzaría a pie ni aunque me pagaran, y el vivir en una ciudad en donde el no tener automóvil equivale a estar minusválido tiene su “joda” también. Y de Bush mejor no hablemos. Las comparaciones entre el primer mundo y el tercero son, inevitablemente, tediosas y hasta injustas, pero lo importante aquí es ponerse a pensar cuáles son las actitudes y las razones a nivel político y social que hacen que existan diferencias tan abismales. Porque está comprobado que no se trata sólo de dinero (la excusa favorita de nuestros políticos, las ‘arcas vacías’ — si fuera así, Venezuela sería un país superdesarrollado al estar encima de una gran mina de oro negro).

Si tan sólo en Costa Rica se invirtieran los recursos del Estado en forma eficiente y transparente, donde no haya chance de que se fugue un solo cinco, y nuestra típica cultura latinoamericana perpetuadora del estado benefactor, el ‘todo hecho a medias’ y la ceguera complaciente ante la mediocridad, quizás no tendríamos tanto que envidiar a estas regiones de primer mundo. De verdad.

No quiero pensar que me quedaré esperando el resto de mi vida a que eso ocurra.

(Prefiero escribir esto in situ antes que el regreso a ‘mi realidad’ termine por borrarme estas impresiones de la memoria)

Aún no hay comentarios.

Si te interesa dar tu opinión sobre este artículo, utiliza el formulario a tu derecha.

Trackbacks

No existen trackbacks registrados para esta anotación. Si tienes un weblog, puedes enlazar a esta anotación por trackback con la siguiente dirección:
Trackback URL para “No todo lo que brilla es oro, pero...”

Buscar entre los apuntes

Más de 967 apuntes escritos desde mayo del 2003.

Subscribirse a esta página

Recibe el betolog en tu lector de RSS favorito, utilizando el siguiente enlace:

Si usas alguno de los siguientes servicios de lectura RSS, utiliza los enlaces para agregar betolog a tu servicio favorito automáticamente.

Ver apuntes mes a mes

Ver apuntes por categoría